lunes, 9 de julio de 2018

Artistas asturianas en nuestro campus de arte!!


la semana pasada, en nuestro campus de arte, trabajamos sobre la obra de grandes artistas asturianas, tales como Maruja Moutas, Mercedes Gómez Morán, Trinidad Fernández y Mariantonia Salomé.

MARUJA MOUTAS (Oviedo, 1916 – Madrid, 2015)
Maruja recibe sus primeras lecciones de dibujo cuando apenas contaba 14 años de edad. A pesar de que muestra desde pequeña interés por la pintura, tarda un tiempo en decidirse a ser pintora, ya que pertenecía a una buena familia y en aquella época no estaba bien visto que alguien de su posición social se dedicase a este oficio. 

Cuadro inspirado en la obra de Maruja Moutas realizado por Adrián.
Al final de la Guerra Civil se traslada con su familia a Madrid donde se matricula en la Facultad de Bellas Artes de San Fernando. Además en la capital también se relaciona con otros pintores, que contribuyen a su formación, dándole ideas y ayudándola a resolver dudas, y también va a clases de esmalte y grabado.

Maruja pinta bodegones, paisajes, figuras…con un claro protagonismo de las manchas. La pintora trabaja impregnando los lienzos totalmente con el color, acentuando después las sugerencias que le proporcionan las manchas, jugando con los contornos. Utiliza sobre todo colores azules, verdes y rosas, y es que su obra se ve muy influenciada por Matisse, cuya obra había conocido profundamente en un viaje que había hecho a Francia.

MERCEDES GÓMEZ MORÁN (San Claudio, Oviedo, 1929)
Hija de la pintora María Luisa Martínez Vallina creció en un ambiente relacionado con el mundo del arte y quizá por ello comenzó pronto a pintar.

Inició su formación en Oviedo en el estudio del pintor Eugenio Tamayo, continuando sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, pero abandonó pronto la Escuela decepcionada por unas enseñanzas academicistas en exceso.

Bodegón de la ventana, realizado por Beltrán.
Se traslada a París a mediados de los 50. Entró entonces en el estudio de André Lothe, pintor y teórico postcubista, con el que aprende a pintar siguiendo el estilo cubista. 
Destaca su manejo de los colores y su estudiada composición.

En sus obras  (bodegones, retratos y paisajes) Mercedes estudia el sentido de la forma, fiel a los dictados de cubismo sintético,  descompone el objeto representado en múltiples planos, para que de este modo podamos captar, en el lienzo, su totalidad.

La armonía que transmite la obra nace de un estilo compositivo y de una concepción unitaria de la obra que valora por igual todos los elementos que aparecen en el cuadro.

Sigue un método preciso de trabajo, puesto que al igual que Gris o Villon, antes de pintar un cuadro al óleo lo dibuja, utilizando carboncillo y grafito. Con la sección áurea planifica el espacio en el que va a situar el motivo, después define las luces, las sombras, la intensidad y el valor del color, las líneas dominantes, el ritmo…


Todo esto se ve  reflejado en la obra Bodegón de la ventana, sobre la que trabajamos la semana pasada en nuestro campus.

 TRINIDAD FERNÁNDEZ (Avilés, 1937)
Nació en Avilés en 1937, pero su infancia transcurrió entre Barcelona, Suiza y Gijón.
Su padre, que era médico dentista, fue asesinado en la Guerra Civil, y Trinidad es llevada junto a su hermano a Barcelona. Además, unos amigos suizos de sus padres les acogían algunas temporadas en Berna.

A los doce años, interna en una especie de convento, fallece su madre y la envían a vivir a Gijón con unos tíos, y a su hermano a Avilés con otra tía. Como ella misma reconoce, se sentía una niña abandonada con la sensación de que sobraba en todos los sitios. En casa de sus tíos empieza a tener contacto con el mundo del arte, ya que su tía Paz Fernández, hermana de su padre, estaba casada con Justo del Campo y del Castillo, un médico muy reconocido hijo de la pintora Carolina del Castillo.

A los cuatro meses de su estancia allí, su tía decide ponerle un profesor particular, lo que impide que se relacione con nadie. Es en este momento cuando comienza su relación directa con la pintura, copiando las obras de Carolina del Castillo que tenían en casa. El arte fue un refugio para  huir de esa sensación de ser una niña solitaria a la que nadie quería

Después, empieza a estudiar en las Ursulina y empieza a comprar óleos y  participar en cuantas exposiciones había en Gijón para artistas nóveles, es así como conoce a Joaquín Rubio Camín, del que empieza a recibir clases con 18 años, además, al tratarse de un artista ya consagrado, Trinidad comienza a exponer muy pronto.

Su pintura se debe, en cierto modo, a un conocimiento adquirido en la infancia y en la adolescencia, al descubrir, gracias a la pintura, el modo de construir y materializar una realidad personal interna, independiente de la realidad establecida.

Los peques trabajaron sobre su obra Coin de Ville y En face, que presentan una organización rigurosa y geométrica del espacio, de colores intensos y vivos, y con una figura "robótica" identificativa del universo singular de la genial artista, donde trata de plasmar la anulación y despersonalización que sufre el individuo en la sociedad contemporánea, trabajando con el concepto de espacio compartimentado y apoyándose en un cromatismo de blancos y rosados. 

MARIANTONIA SALOMÉ
Pintora y escultora nacida en Pola de Lena en 1934. 
Artista inquieta y viajera, vivió durante un tiempo en Roma y París, ganándose la vida en distintos oficios, con el único fin de seguir cultivando su vocación artística.

Dispersión de núcleo realizado por Óscar.

Trabajamos sobre su obra Dispersión de núcleo (1985), donde Mariantonia trabaja observando el microcosmos y el espacio interestelar. Inspiradas en estas experiencias, realiza unas pinturas informalistas, de técnica mixta, minuciosamente elaboradas, que ella denomina paisajes interiores. Delicados juegos luminosos y cromáticos de verdes, azules, lilas, rojos, naranjas, negros, o bien ocres, blanquecinos y rojizos, sobre fondos planos, matéricos, que aluden al macrocosmos. Mientras, el microcosmos, viene representado por fondos y pinceladas transparentes de colores fríos y oscuros, que guardan cierta similitud con la morfología celular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario